Elegir la forma de gastar los recursos monetarios de una persona o empresa dentro del sector publicitario es indispensable para maximizar los beneficios que se pueden obtener manteniéndose competitivos, hoy en día existen muchos medios publicitarios para aprovechar, además de que se plantea un entorno globalizado donde variables externas a la empresa (macroambiente) pueden afectar una campaña eficiente, pero que a su vez su cuidado otorga beneficios.

Las variantes a tomar en cuenta son las siguientes;

El precio del dólar; El dólar es la moneda en que se basan las cotizaciones y en muchos casos donde se adquieren los elementos indispensables para llevar a cobo las campañas publicitarias, cuando el dólar sube la campaña resulta más alta de precio, con lo cual los beneficios disminuyen y viceversa.

Para controlar esta variable es necesario estar al pendiente del tipo de cambio y conseguir distribuidores locales que ofrezcan sus precios en la moneda local, mientras se juega con los medios publicitarios implicados, de manera de elegir los que mejor precio – beneficio otorgan. Para controlar esto es necesario ver tipo de cambio en el mercado financiero y aplicarlo al contexto de la campaña.

Competencia; Dicen los economistas que los recursos son limitados y las necesidades ilimitadas, en el mercado publicitario se encuentran distintas compañías con intereses de utilizar los medios disponibles, cuando existe una competencia muy alta el precio tiende a subir por que los medios disponibles son escasos.

Un análisis correcto de las fechas y los giros empresariales así como de los espacios; otorgan información relevante de cuándo, dónde y con quien contratar publicidad; si por ejemplo en Diciembre se tiene precios por competencia altos, se puede sustituir realizando campañas poco después o antes como en Noviembre o Enero, es sorprendente los ahorros que se pueden lograr tan sólo analizando la competencia.

Medios Publicitarios; Pueden ser revistas, periódicos, internet, televisión, radio, banners, etc., cualquier medio a elegir cambia sus precios de acuerdo a la competencia; cuando la competencia es alta y las compañías tienen capacidad limitada para otorgar publicidad, se incurre en un alza de precios para maximizar sus propios beneficios.

Es necesario analizar la competencia de los medios publicitarios y elegir los que no estén saturados para evitar caer en sobreprecios como es el caso de la televisión, que en ocasiones puede ser sustituida por campañas en YouTube o Redes Sociales con los mismos y hasta mejores resultados.

Insumos, diseños y personal; En campañas se necesitan recursos como muebles, imágenes, banners, etc., así como el uso de capital humano para llevar a cabo una campaña publicitaria, a esto se le denomina costos variables y en cualquier empresa representan un punto de acción a considerar, ya que transporta este precio al producto ofrecido que el público pagara; si no se tiene cuidado con los costos de insumos, diseños y personal el precio ofrecido al cliente tenderá a subir y se volverá poco competitivo.

Para ello se debe analizar correctamente como puede ser posible reducir la mayor proporción de los costos; sin afectar el resultado con ello, ya que la publicidad así como todos los productos y servicios se basan en costo – beneficio tanto para los compradores como para los vendedores.

Tener cuidado con estas variables como el precio del dólar, la competencia, los medios publicitarios a elegir y el costo de los insumos, personal y diseños; permite otorgar servicios de calidad a precios competitivos del mercado, obteniendo con ellos una cantidad adecuada de clientes que permitan no sólo mantener la operación de las empresas publicitarias, sino que además otorguen beneficios en la rentabilidad de la empresa con accionistas felices dispuestos a invertir aún más en el crecimiento.